Usos culinarios

El fresno es un árbol conocido por sus diversos usos como para leña, elaborar herramientas e instrumentos musicales, además se cualidades medicinales entre otros.  Pero el aspecto más desconocido del fresno es que puede ser usada algunas de sus partes en la gastronomía. Las hojas y las bayas de este árbol son comestibles aunque su uso actualmente es limitado para este fin.

fresno culinarios

Las hojas y ramas del fresno sirven para alimentar al ganado cuando se acaban los pastizales generalmente en el verano o se guardan como forraje para el invierno. Para consumo humano se puede utilizar las hojas tiernas con brotes jóvenes y comerla en ensalada junto a otras verduras.  Las bayas del árbol de fresno tienen un color anaranjado o purpura que es muy rico ya que su sabor es dulzón.

En Gran Bretaña se suele preparar una jalea agridulce con estas bayas y luego se la usan en platos con cordero u otras carnes que no son rojas.  Son pocas las marcas que preparan comercialmente la jalea en base al fresno. Por lo que este producto es desconocido para gran cantidad de personas.  El uso del fresno para preparar platos es muy escaso ya que hay pocas recetas que las utilizan. Las bayas provenientes de otros árboles tienen mayor protagonismo en la gastronomía que la del fresno.

Esto se debe a cambios culturales de las poblaciones por lo que se modifican los alimentos e ingredientes que se usan en la cocina. Aunque el fresno es árbol muy popular, no lo es el uso en la cocina por lo que aunque se tenga acceso a esta planta no se lo utiliza para este fin. Las bayas y las hojas son comestibles por lo que es posible comerlas sin problemas ya que no tienen componentes peligrosos o tóxicos.

Hay que animarse a experimentar con el consumo de productos alternativos y descubrir nuevos sabores. Además debemos tener en cuenta que las hojas y el fruto de este árbol tienen cualidades medicinales muy positivas.  La cocina es un espacio donde la creatividad permite usar ingredientes nuevos o redescubrir otros que son antiguos y volverlos a utilizarlos como podría ser el caso del fresno.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *